MADRID 911 01 45 15 - BARCELONA 931 00 35 35 info@seoyweb.com

Si tienes una tienda online, deberías de saber que los textos que utilices en ella son especialmente importantes a la hora del posicionamiento web.

Saber lo que la gente busca, cómo escribir para que lo encuentren, y especialmente, convertir esas visitas en ventas son las claves del éxito.

Si gestionas un comercio online, es probable que te encuentres compitiendo con grandes marcas o empresas con presupuestos millonarios. Puede ser descorazonador, pero la realidad es que la posibilidad de desbancarlos en los resultados de búsqueda no es una utopía, para ello una buena idea es contratar los servicios de una agencia seo. Se trata de trabajar con inteligencia y seguir una serie de directrices que optimicen tus contenidos de texto. Aquí te ofrecemos una serie de recomendaciones que pueden ayudarte en tan estimulante objetivo  🙂

  • Utiliza las variaciones de palabras clave adecuadas para llegar al público correcto

Al hablar de variaciones en las palabras clave nos referimos a las famosas “long tail”. Estas variaciones sobre la palabra clave principal nos abren nuevas puertas para llegar al consumidor a través de sus búsquedas y cada vez adquieren más relevancia a la hora de elaborar nuestra estrategia.

Ya sabemos que en muchas ocasiones la gente busca por frases en lugar de por palabras, y aprovecharnos de este hecho puede proporcionarnos una considerable cantidad de tráfico orgánico. Por lo tanto, parece una gran idea utilizar en tus textos multitud de variaciones sobre las palabras clave que quieras posicionar.

Añadir a éstas palabras como “compra” o “comprar”, complementar con otras como “online” o usar adjetivos relativos al producto resultarán en long tails que tienen grandes posibilidades de coincidir con búsquedas del usuario. Trata de ser creativo y utilizar en tus textos toda las variaciones posibles, de forma que por extraño o improbable que pueda parecer un término de búsqueda, pueda resultar coincidente con partes de tus textos.

  • El número de palabras y la densidad de palabras clave cuentan

Si quieres mejorar tu ranking, una de las primeras cosas que has de hacer es estudiar a los competidores que están por encima de ti. Si algunos de ellos tienen textos de menos de 350 palabras una baja densidad de palabras clave o la experiencia que ofrecen al usuario no es demasiado buena, superarlos te resultará relativamente sencillo.

Sin embargo, otros habrán hecho los deberes y no habrán cometido esos errores de bulto. Es en estos en quien debes fijarte, puesto que resulta muy probable que el buen trabajo llevado a cabo en sus textos sea la causa de su mejor posición en el ranking ( al margen de su perfil de backlinks, por supuesto).

Por lo tanto, si quieres superarlos, deberás crear un perfil de backlinks como mínimo semejante y escribir mejores textos. Estos han de ser originales y únicos, de una longitud entre 350 y 450 palabras, y que incluyan variaciones de las principales palabras clave.

De este modo, no sólo estarás replicando lo que hacen tus competidores, sino mejorándolo, lo que repercutirá en una mejora de tus posiciones en el ranking.

Eso sí, no olvides que la experiencia del usuario es lo primero. Tus textos han de resultar naturales y legibles. La excesiva repetición de keywords puede que te ayude a atraer a los buscadores, pero desde luego, causará el efecto contrario en los visitantes. Y de lo que se trata es de vender.

  • No olvides mencionar detalles que puedan mejorar tus conversiones

Si ofreces ventajas como la garantía de devolución del dinero o no cobrar gastos de envío, es muy aconsejable que hagas hincapié en ellas a lo largo de tus textos. Si hay reviews positivas sobre tu comercio online, y opiniones de clientes satisfechos en otros sitios web, no te limites a enlazarlas, inclúyelas.

Desde el momento en que tu potencial cliente llega a tu tienda online, no debes dejar de lado ninguna de las armas que tienes a tu disposición para seducirlo y convencerlo. Recalcar las ventajas que obtiene comprando en tu comercio en lugar de en otros, y construir una relación de confianza con él, te ayudará a cerrar muchas más ventas.

  • La persona que compra no es siempre quien va a usar el producto. Escribe para ambas.

A menudo pasamos por alto un detalle importante relativo al proceso de compra. Ese detalle es que no siempre la persona que va a realizar la compra y quien va a usar el producto que estamos ofreciendo son la misma.

Esto se da especialmente en el caso de los niños. Si tu producto está enfocado a ese mercado, no puedes olvidar que quienes van a realizar la compra son los padres. Seguramente los intereses de unos y otros no serán coincidentes, así pues, toca afinar y emplear un texto que al tiempo que te permita ganarte la confianza del comprador, logre que el destinatario final, en este caso, el niño, se sienta lo suficientemente entusiasmado como para insistirle en que es ESE producto el que de verdad quiere.

  • Deja de hablar de ti. El protagonista es el cliente.

Párate un momento y analiza los textos de tu tienda online. ¿Estás diciéndole a tu potencial cliente lo maravilloso que eres?¿ Son tus textos una retahíla de adjetivos enfocados a darte autobombo?

Si es el caso, estás enfocándote mal. Porque al posible comprador no le interesas tú, y ni siquiera le interesa lo fantástico que es el producto que quieres venderle. Lo que quiere saber es cómo lo que tú le ofreces puede cubrir su necesidad. Al consumidor sólo le interesa lo que puedes hacer por él.

Por lo tanto, es hora de rehacer tus textos. La diferencia entre la mayoría de comercios online y los verdaderamente exitosos puede estar en gran medida en este punto. Mientras todos le dicen lo que ellos venden, tú les dirás lo maravillosamente bien que va a sentirse cuando adquiera tal o cual producto y compruebe que todos sus problemas o inquietudes se han solucionado.

Los textos de tu tienda online pueden marcar la diferencia entre un negocio provechoso y otro muerto. Son la herramienta para obtener tráfico y también con la que tratas de convencer a tus visitantes de tomar acción. Así pues, si tus resultados no son los esperados, quizás ha llegado el momento de que les prestes la atención que merecen.